Mayo 16, 2020. (25% Ocupancia) Pautas Para Abrir el Local Iglesia Triunfante de Alamogordo

Sin lugar a duda va a tomar tiempo adaptarse a los nuevos cambios, algunos permanentemente. Como había mencionado antes, no es necesariamente que ya se pueda conglomerar el pueblo, más bien, quiénes, tendrán la confianza para hacerlo en lugares confinados, como nuestro edificio. De seguro los negocios públicos tienen un gran reto en esto. Las personas no van a ocupar los teatros inmediatamente, aunque estén abiertos, para dar un ejemplo. Toda persona con alguna condición de salúd, aunque ajena a ella, puede reaccionar de manera sorpresiva y diferente. Aun los que aparentemente no padezcan ninguna condición física, podrían estar jugando un tipo de ruleta rusa que le lleve a ser internado a un hospital. De manera que todo esto va a tomar tiempo hasta que se pueda volver a respirar con libertad, como se dice.

Nuestro edificio tendrá que abrirse tan pronto y se pueda, como cualquier otro negocio de nuestro Padre celestial, y será necesario estar ahí como nos enseñó Jesús. Pero la disciplina tendrá por necesidad, que ser mucho mas rigurosa. Ocupancia en nuestra guardería será muy limitada por infante, a lo más dos, y uno de sus padres (con máscara puesta) tendrá que quedarse en el cuarto durante todo el tiempo de su estadía. La misma directriz para los salones cerrados pero que de ahora en adelante quedarán con puertas abiertas. Un alumno por salón, a lo más dos. En lugar del padre, un maestro (con máscara puesta) y puerta abierta, estará presente todo el tiempo de su estadía. Las personas con condiciones físicas y mayores de edad se les recomienda quedarse en casa o asistir a la predicación al aire libre en la Sukka. Los servicios sanitarios (baños) estarán disponibles solo con permiso de algún oficial designado, una persona a la vez (incluyendo específicamente a niños y jovencitos quienes ya no podrán moverse libremente en las premisas del local). La ocupancia del santuario, también será rigurosamente controlada por un radio de seis pies a la redonda, por persona. Las sillas tendrán por obligación que acomodarse a este nuevo patrón hasta que Dios nos de el control del Covid-19 pública e indefinidamente. Sabemos que será incomodo alabar con máscaras puestas, pero no será imposible. La santa cena tendrá que impartirse por obligación al aire libre (en los envases sellados) siguiendo las pautas de distancia. Sin lugar a duda será más difícil la prohibición a los besos y abrazos que estamos acostumbrados, que a nuestro saludo cordial de manos. Si ésta nueva agenda compulsoria no se puede arreglar en dos años, entonces definitivamente tendremos que estar listos porque el Señor de la mies en cualquier momento dará el grito de la medianoche.

Quiere decir que también la duración de nuestra reunión dominical tendrá que ser drásticamente reducida a una hora aproximadamente. Las personas con síntomas de flu no serán admitidas, esperamos y entiendan esto. Al igual que la nueva práctica de tomar la temperatura (con termómetro digital) a la entrada del local. Lo demás, será seguir nuestro sentido común, con la higiene, el lavado de manos y el cuidado en los lugares públicos que frecuentemos. Un poquito más y el que ha de venir vendrá. Maranatha. El domingo 17 de mayo Dios mediante, podremos por primera vez, ensayar esta disciplina aquí detallada en base al código de un 25% de la capacidad del Santuario. Horario: 10 a.m.

Nota Temporera: Por el momento la Guardería y las clases dominicales no estarán disponibles hasta nuevo aviso.

            El mensaje dominical en nuestra Sukka (al aire libre) continuará mientras Dios lo disponga. El horario de comienzo estará sujeto a cambios. La duración, la misma (una hora o menos). Predicación en la Sukka a las 6:30pm.

Bendiciones,

CM Dav

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *